domingo, 11 de octubre de 2009

Los juegos olímpicos de 2016 tienen su lugar: Río de Janeiro

Política de estado, de eso se trata. Se entiende por política de estado todo
aquello que un gobierno aplica de forma permanente, para que trascienda a través del tiempo sin que se vea afectada por uno o varios cambios de gobierno. Esta política de Estado obedece a un interés fundamental, por lo que debe conservarse en forma permanente. En otras palabras, para el beneficio de la nación es sumamente necesario, tener una política de estado coherente para llevar a un crecimiento sólido y constante.
Brasil parece haberlo entendido a la perfección, y lo aplica al deporte de forma efectiva. Desde la llegada de Lula Da Silva a la presidencia de Brasil, en octubre de 2002, pudo marcar un progresivo crecimiento en cuestiones deportivas. Esto incluye la fomentación del deporte a través de la educación, el respaldo a los deportistas de alto rendimiento, por mas que sus deportes no sean los mas populares, y un proyecto a largo plazo serio y profesional. En diciembre de 2006, Da Silva, sanciono la Ley de Incentivo al Deporte aprobada por el congreso una semana antes. Esta ley concede incentivos fiscales a las empresas que realicen inversiones en proyectos deportivos o patrocinen atletas. De esta manera, se genera un mayor ingreso para el deporte, y una mayor inclusión de la personas con menos recursos. Por consiguiente, ayuda a que los jóvenes se alejen de las calles y la delincuencia, para abocarse al deporte que les puede dar mas rédito; y así entonces lograr un mayor equilibrio social, siempre y cuando, por supuesto, haya una intención de estas personas, de querer progresar.
De 2002 a 2009, pasaron tan solo 7 años. Para darse cuenta, lo lejos que esta la Argentina de un suceso similar, hay que remontarse mas atrás todavía. Una política de estado no es coherente, si se modifica en cada gobierno. Es por eso, que Brasil inició este trayecto con la Presidencia de Fernando Collor de Melo (1989), seguida de Fernando Henrique Cardoso (1994-1998). Ambos dieron pasos importantes para la mejora estatal del deporte. El primero ubicándolo bajo las decisiones del poder ejecutivo, y el segundo, quizá el paso mas importante, creando el Ministerio de Deporte, al que luego se le agregaría el turismo. Esto significa, que se esta hablando de un proceso de casi 20 años de política de estado seria y coherente. Río de Janeiro se ubica como la mejor opción, antes que otras ciudades de países desarrollados, como son Madrid, Tokio y Chicago; convirtiéndose en la primer ciudad sudamericana donde se disputen los juegos olímpicos con mas de 200 años de historia. El cúmulo de meritos de Brasil tiene su gran debilidad con los Juegos Panamericanos de 2007 donde demostró ser fuerte en Sudamérica, y se mostró como una potencial fuerza en todo el mundo, obteniendo gran cantidad de medallas; además de la excelente organización del torneo, elogiado por propios y ajenos. Sin duda, que ese fue el empujón final, para este gran desenlace, que tiene que tener orgulloso a toda Sudamérica, pero mas que nada a todo Brasil, que tendrá un lugar en la historia que nadie podrá tener jamás. Ser el primero.

2 comentarios:

  1. De total contingencia tu comentario.
    Es el mejor ejemplo acerca de que los resultados óptimos no se improvisan y si funcionan así, es la excepción que confirma la regla.
    Quién quiera de ese plato, que lo cocine.

    ResponderEliminar
  2. Salute y siga escribiendo.
    Dejo mis blogs: www.futbolimprevisible.blogspot.com
    www.detodomenosfobal.blogspot.com y www.sdepelota.blogspot.com (programa radial)

    ResponderEliminar